Una convocatoria a les Egúngún [i], sabiduría nuestra. Carmen Margarita Sánchez de León



…mi abuela es como la tierra, tú sabes:

mujer helicoidal que extiende su ceiba seca

a contrapunto, a contraluz,

para trenzar la ruta que el viento ha de seguir al día

y obligarlo a entregar

los huevos y obeliscos de anteayer.

Ella es así, mi abuela,

basta que pase los pies por el cemento

para que la brea libere retículos de pájaros

mientras llegaba el progreso,

basta que los lleve con su escoba hasta sus piernas

para que recuperen ese grado amplio y permisivo

de triángulos en el cielo y en la boca.

Mi abuela es como la tierra, tú sabes:

hambrienta mujer inexpugnable

que extiende sus greñas

a las abejas instalando minuteros,

a las raíces latentes

sólo a ella hablándole al oído

y que las reconoce

como salidas de una misma vulva omnímoda